Select Page

Category: Nacional

Con una votación de 25-6 la iniciativa HB 314 fue aprobada, y castigaría con hasta 99 años de prisión a los médicos que practiquen un aborto.

El Martes por la noche, el Senado de Alabama aprobó uno de los proyectos de ley más controversiales del país.

El nuevo proyecto de ley de aborto es uno de los más estrictos y podría enviar a prisión de por vida a los médicos que practiquen este procedimiento.

Los republicanos impulsaron la legislación, que se entiende como una prohibición casi total del aborto, con el objetivo expreso de anular el caso de la Corte Suprema conocido como Roe vs. Wade, que lo legalizó.

El proyecto de ley solo permite algunas excepciones “para evitar un riesgo grave de salud para la madre del feto”, para el embarazo ectópico y si el “feto tiene una anomalía letal”.

Los demócratas volvieron a presentar una enmienda para eximir a las víctimas de violación e incesto, pero la moción fracasó en una votación de 11 a favor y 21 en contra.

La gobernadora republicana Kay Ivey tiene seis días para firmar la legislación, aunque el proyecto de ley no entrará en vigencia hasta seis meses después de convertirse en ley.

Ivey no ha tomado una postura pública sobre el proyecto de ley, pero anteriormente se alineó como antiaborto, y lamentó que los tribunales hayan abolido otra ley de aborto de Alabama el año pasado.

El director ejecutivo de la Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) de Alabama, Randall Marshall, dijo que su organización se unirá a la ACLU nacional y a diversas organizaciones del sureste para impugnar el proyecto de ley en el tribunal si se convierte en ley.

El líder de la minoría demócrata en el Senado, Bobby Singleton, dijo a los legisladores que eliminaron la excepción de la violación o incesto: "Acaban de violar el propio estado de Alabama".

"Le están diciendo a mi hija que ella no importa(...) Que está bien que los hombres la violen, y que tendrá que tener un hijo si sale embarazada", argumentó con la voz a veces quebrada de emoción.

Los 25 congresistas estatales que se manifestaron a favor, son varones.

La mayoría republicana en la Cámara Alta, que no cuenta con ninguna mujer entre sus sus 27 escaños (de 35 en total), hizo pesar su dominio.

Las dos abstenciones no alteraron el panorama y el proyecto se aprobó con 25 votos a favor y seis en contra por parte de los demócratas, partido que cuenta con cuatro mujeres entre sus ocho legisladores.