Select Page

Category: Uncategorized

Las detenciones de inmigrantes indocumentados en los estados sureños se han cuadruplicado en el último año, según datos inéditos del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) recabados por la cadena NBC.

El número de arrestados en centros de detención de ICE en Louisiana y Mississippi ha pasado de 2.000 a finales de 2017 a más de 8.000 en julio de 2019.

La mayoría (6.500) se encuentran en Louisiana, que se ha convertido el estado con mayor número de migrantes detenidos por ICE después de Texas.

ICE cuenta con 13 centros de detención en Louisiana y Mississippi; ocho de ellos entraron en servicio este mismo año.

En 2016, antes de la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el 75% de los inmigrantes arrestados lograba salir en libertad bajo fianza en esta área; dos años después, prácticamente ninguno lo consigue.

En Mississippi se produjo el pasado 7 de agosto la macro-redada en siete plantas de procesamiento de carne, en la que fueron detenidas 680 personas; en días posteriores, cientos más perdieron sus empleos en las factorías afectadas.

Hasta ahora se han presentado cargos contra más de 40 personas por esta redada, pero entre ellas no hay ningún responsable de las empresas, según informa el diario USA Today. Y ello pese a que éstos parecían saber que los inmigrantes (algunos de ellos, con grilletes de ICE) eran indocumentados.

La pena máxima para los empleadores es seis meses de cárcel y/o una multa de 3.000 dólares por trabajador indocumentado.

La ley obliga a la Fiscalía a probar que los migrantes fueron contratados a sabiendas de que eran indocumentados, lo que resulta complicado de probar y lleva a que en muchas ocasiones los empresarios no sean procesados.

Entre 2009 y 2016, con el demócrata Barack Obama en la Casa Blanca, se registraron 88 casos contra empresas por violaciones migratorias; desde la toma de posesión de Donald Trump en enero de 2017, se han registrado cinco casos.

Este fin de semana se produjo en Atlanta (Georgia) un episodio de histeria colectiva propulsado por el miedo a una macro-redada similar a la de Mississippi.

Cientos de trabajadores huyeron en estampida de una planta de procesamiento de pollo en Gainesville de la compañía Victory Foods.

“Todos trabajamos con cuchillos, así que el principal temor era que alguien tropezara, porque fue como una estampida humana”, explica uno de los trabajadores a la emisora WGCL, “todo el mundo huyó aterrado”.

“Tenemos miedo”, explicó otro trabajador, “se cubren la espalda los unos a los otros”. “Yo vivo a dos minutos de la planta, así que llevé a siete personas en mi auto”, añade otro, “aunque sólo hay sitio para cuatro”.