Select Page

EL Martes fue liberado el ciudadano estadounidense detenido por ICE

EL Martes fue liberado el ciudadano estadounidense detenido por ICE

El 27 de Junio mientras se dirigía a un evento de reconocimiento de fútbol universitario, Francisco Galicia estaba viajando con su hermano Marlon, de 17 años, y un grupo de amigos, desde su ciudad natal de Edinburg a Houston cuando fueron detenidos en un puesto de control de CBP (Customs and Border Protection), en Falfurrias, a unos 160 kilómetros al norte de la frontera entre México y Estados Unidos.

Ambos hermanos fueron detenidos, y Marlon Galicia, que no tiene estatus legal en Estados Unidos, fue devuelto a México. Francisco Galicia fue enviado a un centro de detención de inmigrantes.

Galicia, de 18 años, dice que estuvo recluido en condiciones asquerosas y abarrotadas donde no se le permitió ducharse durante el tiempo que estuvo detenido.

Lo obligaron a dormir en un piso de cemento y no le dieron suficiente comida. Cuando fue liberado el Martes, luego de que se corriera la voz sobre su detención tras un informe de The Dallas Morning News, dijo que estaba desnutrido y que había bajado más de 11 kilos.

“No nos trataron con humanidad”, dijo Galicia a CNN durante una entrevista. “El estrés era tan alto que ellos (los agentes del centro de detención) estaban conmigo todo el tiempo.

El joven nació en Texas y es ciudadano estadounidense. Cuando era niño, se mudó a México con su familia y luego regresó a Estados Unidos cuando era un adolescente.

Él dice que llevaba su identificación estatal, una tarjeta de Seguro Social y un certificado de nacimiento de tamaño billetera.

Galicia dijo que no se le permitió llamar a su familia, ni a un abogado mientras estaba detenido, “En el momento en que llegué allí, les dijimos que teníamos derecho a una llamada telefónica y a un abogado, y nos dijeron, ‘no tienes derechos’”.

“No me creyeron. Seguía diciéndoles una y otra vez, y seguían diciendo que mis documentos eran falsos, y que me iban a deportar”, dijo Galicia. “Me amenazaron con cargos, cargos por falsificar documentos. Delitos. Continuaron preguntándome cómo era posible que no supiera de dónde era. Casi firmé (para ser deportado) porque no quería sufrir más allí”.

Galicia describió condiciones miserables en la instalación donde fue retenido, diciendo que estaba en una pequeña habitación con unas 70 personas más. Había un baño, sin puertas ni paredes.
Cada pocos días, dijo, él y los que estaban con él recibieron toallitas.
“Era para limpiar la tierra (de la piel), pero no podías deshacerte de ella porque había pasado mucho tiempo desde que nos bañamos”, dijo.

Galicia rechazó la afirmación del presidente Donald Trump de que muchas de las personas que cruzan la frontera son “malos actores”, que tienen la intención de dañar a Estados Unidos y a su gente.

Dijo que las personas que conoció y que estaban detenidas con él en las instalaciones no significaban ningún daño.
“Solo querían venir por un futuro mejor. Huían de sus países porque estaban siendo amenazados o secuestrados”, dijo.

Claudia Galan, la abogada contratada por su familia dijo que intentó por lo menos una semana ponerse en contacto con el adolescente mientras estaba detenido, pero CBP e ICE la evadieron.

“Le dijeron que no tenía derecho a un abogado”, dijo Galan. “Una vez que fui al cuartel general de la patrulla fronteriza, me dijeron lo mismo … Dijeron que no podía obtener ninguna información hasta que él consintiera, pero él ni siquiera sabía que yo estaba tratando de sacarlo”.

Galan dijo que compartió documentos hace dos semanas con CBP que prueban que Galicia era ciudadano estadounidense, incluido un certificado de nacimiento que muestra que nació en Dallas.

A pesar de la documentación, dijo la abogada, Galicia fue transferido el Sábado a la custodia de ICE para los procedimientos de remoción. Estuvo recluido en el complejo de detención del sur de Texas en Pearsall hasta su liberación el Martes.

Para cuando fue liberado, había estado detenido durante 27 días: un día en el puesto de control de patrulla fronteriza, 23 días en el centro de procesamiento de Falfurrias y tres días en Pearsall.

Galicia mostró a CNN trozos de papel que, según dijo, contenían números de teléfono de las familias de las personas que estaban con él.

“Me pidieron que les contactara para informarles que están bien. No querían que les informara sobre las condiciones en los centros de detención, solo querían que les dijera que estaban bien”, dijo.

“… Ahora mismo, estoy en un lugar donde puedo ayudar a los que todavía están allí, para que la gente pueda ver cómo se tratan y para cambiar la forma en que son tratados. Soy los ojos y lo oídos de lo que está sucediendo allí. Puedo hablar. Ellos no pueden hacer lo que estoy haciendo”.




Comments

comments

About The Author

Patricia Frias

Productor de contenido digital para Memphis Noticias.

Share This

Comparte este articulo

Si te gustó esta historia, comparte este articulo con tus amigos.