Select Page

Es tiempo de cambios

Es tiempo de cambios

Hace unos días atrás, Aboulaye Thiam de 20 años, murió en manos de la Policía de Memphis. Los oficiales dijeron que Thiam, llevaba consigo un cuchillo con el que los había amenazado, pero la familia del muchacho no sabe si realmente cargaba con uno.

Anthony Williams, de 24 años de edad, recibió un disparo de un agente del condado de Shelby a primera hora de la mañana del Sábado cuando, según dicen, intentó atropellar al un agente con el automóvil.

Estos sucesos ocurrieron solo en los seis primeros días del nuevo año 2019.

Según las estadísticas, una gran parte de civiles abatidos por la policía, son jóvenes o adolescentes negros (un blanco tiene 21 veces menos probabilidades de recibir un disparo de la policía), y resulta casi imposible que el agente que dispara, generalmente blanco, acabe en la cárcel.

Lisa Holder, una experta en leyes de defensa criminal y responsabilidad policial de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por sus siglas en inglés), considera que contratar “oficiales compasivos que valoren la vida humana” es clave para minimizar los ataques armados de policías contra civiles.

Pero también cree que “La solución permanente requiere un cambio sistemático impulsado en la legislación, que garantice un cambio en ciertas prácticas policiales y la rendición de cuentas”.

El Departamento de Policía de Memphis tiene aproximadamente 268 oficiales de CIT que participan en capacitación especializada, bajo la supervisión de instrucción de proveedores de salud mental, defensores de la familia y grupos de consumidores de salud mental. (EL CIT es una asociación comunitaria, que trabaja con consumidores de salud mental y miembros de la familia), ¿por qué no los utiliza?

El Artículo 3 del Código de Conducta de las Naciones Unidas, para la policía, dice entre otras cosas: “El uso de armas de fuego se considera una medida extrema. Deberá hacerse todo lo posible por excluir el uso de armas de fuego, especialmente contra niños. En general no deberán emplearse armas de fuego excepto cuando un presunto delincuente ofrezca resistencia armada o ponga en peligro, de algún u otro modo, la vida de otras personas y no pueda reducirse o detenerse al presunto delincuente aplicando medidas menos extremas. En todo caso en que se dispare un arma de fuego, deberá informarse inmediatamente a las autoridades competentes.”

Al parecer, se les ha olvidado, o nunca leyeron esta parte.

La pregunta aquí es: ¿Hacía falta disparar a matar? Había llegado mucha policía al lugar, como sabemos que acostumbra a hacer la Policía de Memphis. ¿Era necesario efectuar tantos disparos mortales a una persona que cargaba un cuchillo?

No es la primera vez que esto sucede y las excusas son siempre las mismas, la policía está entrenada para disparar al torso de las personas, y se efectúa más de un disparo porque las armas que utilizan son automáticas, además de que tienen que tomar la decisión en solo segundos.

La cantidad de hechos delictivos ha crecido enormemente en la Ciudad de Memphis, pero las armas son un verdadero problema, y ya no importa quien es el que las carga, el hecho es, que solo causan muerte y odio, sin importar si quien las usa está o no, del lado correcto.

En mi opinión, pienso que es momento de parar. Es momento de hablar y de poner en primer lugar lo más valioso: La vida. Seguro puede encontrarse la manera de preservarla.

Comments

comments

About The Author

Patricia Frias

Productor de contenido digital para Memphis Noticias.

Share This

Comparte este articulo

Si te gustó esta historia, comparte este articulo con tus amigos.