Select Page

Nuevas reglas de la Administración Trump para los inmigrantes que entraron legalmente al país

Nuevas reglas de la Administración Trump para los inmigrantes que entraron legalmente al país

Trump está tratando de mover a Estados Unidos hacia un sistema que se centre en las habilidades de los inmigrantes, en lugar de enfatizar la reunificación de las familias.

Si bien la mayor atención se ha centrado en combatir la inmigración ilegal, incluidas las recientes redadas en Mississippi y la separación continua de los padres migrantes de sus hijos, las nuevas reglas se dirigen a las personas que ingresaron legalmente a los Estados Unidos, y buscan un estatus permanente.

El lunes, la administración de Trump anunció que está avanzando con uno de sus pasos más agresivos para restringir la inmigración legal: negar las tarjetas verdes a muchos migrantes que usan Medicaid, cupones de alimentos, cupones de vivienda, u otras formas de asistencia pública.

La ley federal ya exige que aquellos que buscan convertirse en residentes permanentes u obtener un estatus legal demuestren que no serán una carga para los Estados Unidos, una “carga pública”, en palabras del gobierno, pero las nuevas reglas detallan una gama más amplia de programas que podrían descalificarlos.

Según las nuevas reglas, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos, ahora evaluarán si los solicitantes han recibido asistencia pública junto con otros factores como la educación, los ingresos y la salud para determinar si se debe otorgar el estatus legal.

Las reglas entrarán en vigencia a mediados de octubre.

No se aplican a los ciudadanos estadounidenses, aunque los inmigrantes relacionados con los ciudadanos, pueden estar sujetos a ellos.

Ken Cuccinelli, director interino de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, dijo que el cambio de reglas garantizará que quienes vienen al país no se conviertan en una carga, a pesar de que pagan impuestos.

“Queremos ver personas que vengan a este país que sean autosuficientes”, dijo Cuccinelli. “Ese es un principio central del sueño americano. Está profundamente arraigado en nuestra historia, y particularmente en nuestra historia relacionada con la inmigración legal “.

David Skorton, presidente y CEO de la Asociación de Colegios Médicos Americanos, dijo: “Este cambio empeorará las desigualdades y disparidades de salud existentes, causará más daño a muchas poblaciones marginadas y vulnerables, y aumentará los costos para el sistema de atención médica en general, lo que afectará a todos los pacientes”, dijo en un comunicado.

El Centro Nacional de Leyes de Inmigración, con sede en Los Ángeles, dijo que presentaría una demanda, llamando a las nuevas reglas, un intento de redefinir el sistema de inmigración legal “para privar a las comunidades de color de las franquicias y favorecer a los ricos”.

El cambio de política propuesto por la administración, se produce cuando el presidente Donald Trump se está inclinando más hacia las políticas de inmigración restrictivas que han energizado a sus principales partidarios y fueron centrales para su victoria de 2016.

También ha hablado despectivamente sobre la inmigración de la mayoría de los países negros e hispanos, incluso llamando a los inmigrantes mexicanos violadores y criminales, cuando lanzó su campaña de 2016.

El año pasado, calificó de manera privada a las naciones centroamericanas y africanas como países “shithole”(extremadamente sucio, en mal estado o desagradable), y sugirió que Estados Unidos acoja a más inmigrantes de países europeos, como la Noruega, predominantemente blanca.

Los grupos de derechos de los inmigrantes criticaron enérgicamente los cambios, y advirtieron que las reglas asustarían a los inmigrantes de pedir la ayuda necesaria.

Expresaron su preocupación porque las reglas dan a los funcionarios demasiada autoridad para decidir si es probable que alguien necesite asistencia pública en el futuro.

“Sin un solo cambio en la ley por parte del Congreso, las reglas de carga pública de Trump significan que a muchos ciudadanos estadounidenses les estarán siendo negadas las oportunidades de vivir juntos en los Estados Unidos con sus cónyuges, hijos y padres”, dijo Ur Jaddou, ex abogada principal de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración, que ahora es directora de DHS Watch dirigido por un grupo de defensa de inmigrantes, “Estos no son solo pequeños cambios. Son grandes cambios con enormes consecuencias para los ciudadanos estadounidenses “.

Comments

comments

About The Author

Patricia Frias

Productor de contenido digital para Memphis Noticias.

Share This

Comparte este articulo

Si te gustó esta historia, comparte este articulo con tus amigos.